¿Por qué no hay 'baby boom' pese al coronavirus?

0
9
¿Por qué no hay 'baby boom' pese al coronavirus?

Todos conocemos la leyenda y la hemos escuchado continuamente durante estos días: en noviembre de 1965, la púrpura eléctrica que une la costa noreste de EEUU con Canadá se vio colapsada Los sistemas de protección de la púrpura fallaron y se produjeron un apagón que duró 14 horas , aunque causó pérdidas millonarias a multitud de empresas también fue (según la leyenda) el culpable de que se desatara la lujuria entre la población. Tantas horas sin poder ver la televisión o escuchar la radio conseguieron que las parejas volvieron a mirarse a los ojos, pesar de estar a oscuras, y provocaron el famoso ‘toddler delivery’.

En realidad, se trata solo de una leyenda que, como la niña de la mermelada y Ricky Martín , quedó grabada en el imaginario estándar de la población. Si nos basamos en los datos, el índice de natalidad en las zonas afectadas no solo no se incrementó sino que incluso descendió en 1966. producir un nuevo toddler delivery?

Las leyendas del apagón de Nueva York han demostrado ser falsas y en China se han separado muchas parejas durante el confinamiento

Los expertos no se ponen de acuerdo del todo . Algunos apuntan que en China, donde comenzó la epidemia de COVID-19 , el aislamiento no ha producido un niño entregado (aunque aún es pronto para decirlo), sino que más bien ha generado el efecto contrario: se han incrementado los divorcios, pues las parejas, después de tantas semanas juntas y confinadas, han descubierto que no se soportan. El vaso lleno nos traerá bebés y aumentará la natalidad, algo que en nuestro país es sin duda necesaria, el vaso vacío solo provocará separaciones. ¿Cuál es la realidad?

Según apunta el psicólogo David J. Ley en ‘ Psychology This day ‘, no deberíamos esperar a los’ cuarennials ‘(o mejor aún,’ coronnials ‘) con los brazos abiertos, porque es probable que no nazcan nunca: “Al contrario que otros colegas, yo no creo que el confinamiento vaya a desatar la lujuria de las parejas “, explica en el medio. “Las leyendas del niño entregan durante el apagón han demostrado ser falsas , igual que tampoco nacieron niños después del 11 de septiembre. No son más que mitos urbanos “, admite.

En realidad, en tiempos de caos y preocupaciones son pocas las personas que tienen interés por tener relaciones sexuales

La cuestión, según explica, es mucho más compleja que la creencia de un montón de personas con ganas de tener relaciones sexuales encerradas en casa. Lo explica en tres puntos.

El miedo no ayuda

La gente está estresada, asustada y ansiosa. Estamos en casa, esperando que nuestros seres queridos se enfermen, preocupados por nuestros trabajos, nuestra hipoteca, los ancianos y nuestra seguridad más interna. Anque una mínima parte de la población se excita sexualmente en periodos de estrés y descontrol, insiste en que se trata de una minoría muy pequeña como poder tenerla realmente en cuenta.

Las parejas, tampoco

Estamos atrapados en casa con nuestras parejas de siempre, no con las potenciales. ¿Qué significa eso? Aunque algunas teorías han experimentado que la ’emoción’ que se experimenta con el miedo a la muerte sí puede excitar sexualmente (ejemplo de ello es el experimento de la montaña rusa: se insta a un grupo a subir a una y está comprobado que una parte de ellos, al bajar, experimentar mayores niveles de interés en el sexo, en realidad ese interés conocidos de lo desconocido . En otras palabras, las personas se sienten atraídas a tener sexo con desconocidos, no con esas personas a las que ya conocemos y que son nuestras parejas desde hace años.

Los hijos, menos

Y no solo estamos encerrados con nuestras parejas de siempre , apunta. Muchas personas están confinadas en casa, con sus hijos, que no están yendo al colegio y se encuentran ansiosos, aburridos y desesperados por un poco de apoyo emocional. “Cualquiera que sea padre sabe que esto no es una dinámica propicia para mucho sexo”, apunta.

Por tanto, parece que el aumento de la natalidad tendrá que esperar a tiempos más felices y prósperos, donde el ánimo de la población se encuentra mejor. A no ser que tú te encuentres encerrado en un bungaló paradisíaco con tu amor platónico , esperando encontrar el momento propicio. En ese caso, felicidades.

Mirar más

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí